Mmmmm… cheesecake!

¡Inauguro nueva sección! El apartado Just Beautiful lo creamos la semana pasada con la intención de ir poniendo aquí todas esas cosas que, por un motivo u otro, me parezcan bonitas sin que necesariamente sean cafeterías, tiendas o viajes (un poco de cajón de sastre, la verdad), de modo que aquí irán fotos o posts sobre lugares donde haya ido o actividades que me haya enterado… que sean especiales de alguna manera.
Y ayer por la noche me vino la inspiración sobre cuál iba a ser el “post inaugural”: los que me conocen un poco saben que la cocina y yo no nos entendemos demasiado, no se me da muy bien, la verdad, y creo que por eso tampoco me gusta dedicarle mucho tiempo (porque normalmente no me compensa el resultado con el tiempo que he invertido). Pero hace ya unas semanas que se me ha metido en la cabeza que quiero aprender a cocinar, y el otro día decidí que, si iba a ponerme en eso, mejor que empezara con una receta muy dulce y sabrosa (y fácil) para que me enganchara a cocinar más. Así que empecé por un pastel de queso. Lo hice ayer y estoy tan orgullosa del resultado que he decidido que el pastel en cuestión se merecía ser el post con el que empezara esta sección.
¡Ahí va una foto! ¿Verdad que es bonito? 😉

cheesecake
ingredientes:

– 4 yogures naturales (no azucarados)
– 1 tarrina de queso Filadelfia
– 4 huevos
– 4 cucharadas de Maicena
– 9 cucharadas de azúcar
– 200g de galletas María
– 100g de mantequilla

preparación:

1. triturar bien todas las galletas con la ayuda de un mortero y mezclarlas con la mantequilla (calentar primero la mantequilla unos segundos al microondas para que esté un poco deshecha). lo mezclamos bien con la ayuda de una batidora eléctrica hasta que quede una masa un poco pastosa y aceitosa

2. untamos bien de mantequilla los lados y la base de el molde donde vayamos a hacer el pastel para que después no se pegue y vertemos la mezcla que acabamos de hacer, procurando que haya en la base pero también en los lados

3. cogemos el resto de ingredientes y los mezclamos todos con la batidora hasta que no haya grumos

4. preparamos el horno a 180º e introducimos nuestro pastel, por lo menos, unos 30-40 minutos. como el tiempo varía en función de la potencia del horno, yo sugeriría estos 30/40min y, a partir de aquí, ir pinchando con un palillo o algo parecido (si alguien tiene varillas específicas, genial) hasta que, cuando pinchemos, no salga líquido

5. por último, lo dejamos enfriar a temperatura ambiente (no en la nevera) y no lo sacamos del molde hasta que esté frío

si quieres, una vez frío puedes ponerle por encima mermelada de fresas, como hice yo, o alguna otra cosa que te apetezca (chocolate caliente, alguna otra mermelada…), o si prefieres dejarlo así, pues lo dejas así. sea como sea, está bueno igual, esto lo garantizo!

qué te parece? no tiene mucho secreto, no? si te animas a hacerlo, dime si te ha gustado en los comentarios, me encantará leerlo!!

Comment

There is no comment on this post. Be the first one.

Leave a comment