un recordatorio a tiempo

café por la tarde



son las 19.20h del lunes por la tarde y mi cabeza es una tormenta de ideas, pensamientos y ansiedad. llevo unos días así, como viviendo en permanente confrontación entre lo que creo que debería hacer y cómo creo que debería hacerlo.

no tengo post preparado para mañana. ni post, ni tema. y será por ideas, pero me bloqueo y mi cabeza se queda en blanco.

mientras pensaba en el post de mañana e intentaba rescatar alguna idea a la desesperada, me he encontrado con este de Beth Kirby. A Beth la sigo desde los inicios de su blog; su fotografía me parece increíblemente bella y elocuente, y su forma de contar las cosas puede llegar a ser tan cruda y tan real que me engancha en cada post. parece que no tenga miedo al qué pensarán de mí y eso lo admiro mucho (me encantaría poder ser un poquito más así). sus posts suelen ser largos y me hacen pensar así que me gusta guardarlos para ratos tranquilos, cuando los puedo disfrutar bien; y qué mejor momento que en medio de la angustia de pensar que mañana no voy a publicar? 😉

este post no es ni duro ni crudo, pero ha sido la lectura que necesitaba en este momento. yo lo recomendaría entero pero el párrafo que me ha ayudado a salir del bucle en el que me estaba metiendo yo solita ha sido este:

…So I’ve been thinking. How do I make time for the activities I want to do, need to do, not just the demands I have to attend to? This year has been a year of me failing in that respect. What I would call a micro-dark-night-of-the-soul prompted me to think about how I’m living my life. I realized I can’t go on this way. My spiritual life and health have been largely put on the back burner while work has been full flame. That’s fine, a season for everything and all that. But as someone interested in the idea of sustainability for the rest of the planet, I think I should probably invest some energy into creating a sustainable life for myself. I used to do yoga 5-6 times a week. I do yoga approximately never and a half times a week now. Morning meditation has fallen to the way side in favor of morning email checking in bed. But this morning I woke up and did something I haven’t given myself permission to do in a long time: I read. Literature. I’ve resolved to give myself permission to take care of myself so that I can enjoy life instead of just letting it bulldoze over me. Mornings henceforth are for meditation & at least 20 minutes of reading from now on. No email until that’s done. So that I can begin my day with the assertion that my mind belongs to me…

(traducción) …Así que he estado pensando. ¿Cómo puedo hacer tiempo para las actividades que quiero hacer, necesito hacer, y no solo para las demandas a las que tengo que atender? Este año he suspendido en este sentido; lo que yo llamaría una micro noche oscura del alma me llevó a pensar en cómo estoy viviendo mi vida. Me he dado cuenta de que no puedo seguir así. Mi vida espiritual y mi salud han sido desplazadas totalmente mientras que el trabajo ha estado a pleno rendimiento. Está bien, cada cosa tiene su momento y todo eso pero, como persona interesada en la idea de la sostenibilidad hacia el planeta, pienso que seguramente debería invertir algo de energía en crear una vida sostenible para mí también. Solía hacer yoga 5 o 6 veces a la semana. Ahora no hago yoga ningún día a la semana. La meditación de la mañana ha caído en favor de comprobar los correos desde la cama. Pero esta mañana me he levantado y he hecho algo que hacía tiempo que no me daba permiso para hacer: he leído. Literatura. He decidido darme permiso para cuidarme de modo que pueda disfrutar de la vida en lugar de dejar que pase por encima de mí como si fuera una apisonadora. Las mañanas, por lo tanto, de ahora en adelante son para la meditación y para, por lo menos, 20 minutos de lectura. No hay emails hasta que eso esté hecho. De modo que pueda empezar el día con la convicción de que mi mente me pertenece…  

puede parecer absurdo. quiero decir, la chica no está descubriendo nada nuevo pero, tan a menudo me dejo llevar por esas tropecientas mil listas de obligaciones y responsabilidades (en el 95% de los casos, autoimpuestas) que acabo olvidando que mi propósito no es ese. a diferencia de Beth, lo que a mí me absorbe no son exigencias externas sino yo misma: mis “deberías”, “tendrías” y perfeccionismos. no sé si a ti te sucede lo mismo a veces pero, ahora que nos acercamos peligrosamente a fin de año y suele ser un momento de recapitulación y planteamiento de nuevos propósitos, uno bueno podría ser este; de hecho, este podría ser el único y yo ya tendría trabajo para todo el año. 

leerla hoy me ha ayudado a poner las cosas en perspectiva, a volver a recolocar las prioridades, aunque sea por un rato. supongo que por ese motivo he querido compartirlo aquí.

reflejos
feliz martes ***


{fuente de las imágenes: 1234}

0 Comment

  • Estoy exactamente igual que tú y que Beth. Me ha encantado el texto, Anna, gracias por compartirlo.

    Hace tiempo que soy consciente de que necesito "regalarme" de alguna manera esos 20 minutos de lectura o de lo que sea de los que habla Beth, pero no hay manera. Tengo tantas cosas que hacer (y como tú muchas autoimpuestas) que me cuesta una vida no hacer nada. Sin embargo, ayer un poco antes de las 21 h terminé de hacer una práctica para la uni y me dije: "Ya está, ya vale por hoy". Y me senté en el sofá a limarme las uñas. Es una tontada, pero no sabes lo bien que me sentí por regalarme esos 15 minutos. :)

    Un beso!
  • demasiados "quehaceres" y pocos "que hago para estar mejor"...somos como una lavadora, vamos echando cosas dentro, nos centrifugamos y vamos tirando...hasta que un día dice "prou" voy a ir a mi ritmo: lavado lento, prendas delicadas y temperatura óptima.

    (menuda comparación XD bueno creo que se me entiende)

    es uno de mis propósitos para el año que entra: tiempo para mi "sin hacer nada" - nada de lo que debo, tengo o me autoexijo - para disfrutar un poco más.

    mua*
  • Uf! me siento identificada en cada linea... y al igual que te ha pasado a ti con el post de Beth, a mi me "alivia" leer el tuyo. Claro que no es nada nuevo pero es tan defícil tenerlo presente... yo a veces me encuentro tan metida en este agujero del tengo, debería, que no se si gritar o echar a correr. Lo peor es que en la mayoría de los casos nos lo imponemos nosotras, que triste!
    Si, ya es hora de recolocar nuestro día a día y nuestras prioridades.
    Gracias por un post tan acertado!
    Besazo!
  • Uuuuf como te entiendo, nuestro perfeccionismo y nuestra auto exigencia nos merma a nosotras mismas y parece a veces que nos retroalimentamos en ellas. Abrir los ojos y darnos cuenta ya es un buen ejercicio. Bravo Anna.
  • Hay un video que me mandaron por wasasp sobre algo parecido...te lo voy a enviar...
    Hay que buscar un momento también para no hacer nada...cuando más a tope estás...hay que hacer nada...lo pide el cuerpo...
  • Y lo peor no es solo olvidarte de ti mismo, sino que, al menos a mi me pasa, entro en una espiral de agobio y termino no haciendo nada, ni de los "debería" ni de los "por que me da la gana" y tengo la sensación de que el tiempo se me esfuma sin resultados ni disfrutes y me pongo "a parir"

    Igual el yoga me ayuda, tendré que plantearme algo.

    Un beso Anna
  • Como te entiendo! Somos así de autoexigentes, pero menos mal que el cuerpo y la mente nos van dando avisos para frenar un poco el ritmo y saborear esos momentos de no hacer nada, aunque en el fondo se hace mucho, alimentar el alma y espíritu de paz y relajación es una tarea grande.
    Voy a plantearme también esos 20 min de lectura mañanera:)
    Besitos
  • Cuánto me alegro por estos 15minutos de limarte las uñas!! Al final, creo que se trata de eso; está claro que hay muchas cosas por hacer, algunas autoimpuestas y otras externas, pero encontrar un ratito para uno mismo es importante, lo otro carece de sentido, sino. Al menos, a mi modo de entender.
    1beso bien fuerte guapa!
  • me ha encantado la comparación con la lavadora, la comparto al 100%! :) yo, de hecho, pensaba este año no hacer lista de propósitos, suficientes listas tengo yo ya, pero creo que lo de encontrar un rato diario para mí es suficientemente importante como para que lo practique mucho mucho!
    1beso fuerte!
  • Si es que nos olvidamos de nosotros mismos con demasiada frecuencia... Nos dejamos arrastrar por la vorágine del día a día y no nos damos cuenta. Me da mucha pena. Es algo que pienso a menudo, de repente paro y pienso: dónde se ha ido mi tiempo? Cómo es posible que haya pasado tan rápido? Y te quedas con esa sensación de que la vida se te escapa de las manos...
    Desde hace un tiempo estoy intentando dedicarle un poco más a mi vida, mi entorno, mi yo misma...
    Resulta difícil con el ritmo que llevamos, la inmediatez, las redes sociales... Queremos estar en todas partes y no llegamos a todo.
    Vaya rollo te he metido... será que hoy me he levantado con el día torcido ;-)

    Un beso enorme, bonita!
  • no sabes cuánto me alegro de que te haya aliviado en cierto modo leer el post. también yo a veces no sé si empezar a gritar o echar a correr, o hacer las dos cosas a la vez! pero está bien que de vez en cuando recordemos lo que es importante y sepamos recolocarnos, aunque después nos volvamos a perder otra vez en la vorágine.
    ánimos y muchos besos! gracias por comentar!
  • gracias, Noe, yo también pienso que darse cuenta es importante, sin ser consciente de ello no hay posibilidad de cambio. a ver si con el año nuevo podemos restar un poco de importancia a lo que no la tiene y cuidarnos un poco más. 1besazo bien fuerte ***
  • ahora mismo me lo miro, Ibabe! me encantan todas las cosas que me mandas!! yo también pienso que, justo cuando más a tope vas, más importante es darse el tiempo para no hacer nada... para no perder la cabeza, más que nada! ;) 1besazo bonita ***
  • me pasa exactamente lo mismo, Maite, el agobio me bloquea y ya no puedo hacer nada de nada... creo que el yoga o la meditación pueden ser una gran ayuda, por lo menos, en cuanto al bloqueo se refiere... yo estoy con la meditación pero quería probar el yoga!
    1beso guapa, ánimos!
  • sí, lo malo es que, por lo menos en mi caso, como hago caso omiso de los avisos del cuerpo, de repente reviento y entonces ya no hay nada que hacer!
    cómo me ha gustado tu frase: "aunque en el fondo se hace mucho, alimentar el alma y espíritu de paz y relajación es una tarea grande", tienes muchísima razón!
    1beso fuerte!
  • nada de rollos, María, yo me siento igual en muchos momentos y también me planteo lo mismo cada dos por tres. pero es importante planteárselo, no? es como el primer paso para poder poner remedio... está claro que hay que rebajar exigencias y asumir que no se puede estar en todas partes, por lo menos yo... y aceptar que esto tampoco significa fracasar... madre mía, cuánto trabajo personal queda por hacer!!
    ánimos con este día torcido, guapa, 1besazo!
  • Justamente hoy he decidido tomarme la mañana con calma (tomar el café aprovechando los pocos rayos de sol, poner la lavadora, leer un rato…) porque buena falta me hacía; ¡parece que ese texto lo haya escrito yo! Uno de mis propósitos (el principal) para el 2015 es precisamente ese, organizarme el tiempo para poder tomármelo todo con un poco más de calma, tener tiempo para mi misma y para cosas que me gustan y, además, hacer el trabajo bien hecho.
  • Justo decidí leer tu post el día que te conocí, con la calma que merecen las cosas bonitas ;) Y me sentí doblemente identificada, contigo y con Beth. Muchas exigencias, perfeccionismo... quizá debamos pedirle al 2015 (y a nosotras mismas) más "libertad", menos frenos y fluir más. Un beso Anna!

    anna
    http://www.justmebymyself.com/
  • pues me parece un propósito genial, yo me apunto también! :)
  • totalmente, Anna, fluir más y menos autoexigencia, con esto ya habremos ganado mucho. me gustó muchísimo conocerte el otro día, 1beso bien fuerte!

Leave a comment