por una comunicación más consciente

pareja hablando - por una comunicación más consciente

hace tiempo que doy vueltas a un tema que me inquieta y, a veces, incluso me desborda. hoy me ha apetecido poner mis pensamientos en orden en lo que a esto respecta y compartirlo aquí. el tema en cuestión es la comunicación o, mejor dicho, la comunicación que se deriva del exceso de información.

no es ninguna novedad que con los smartphones y los avances tecnológicos tenemos acceso desde hace un tiempo ya a toda la información que queramos en cualquier momento del día: información inmediata. además de los canales ordinarios de hace unos años como el teléfono, la televisión, la prensa, el e-mail… hemos añadido facebooks, twitters, instagrams, whatsapps, pinterests, tumblrs… todo! y miedo me da porque parece que esto es solo el principio… 

la verdad es que me parece súper bien; el acceso a la información es básico. lo que a mí me preocupa es la gestión personal que hago de toda esta información que llega non-stop y que muchas veces percibo como invasiva, y de qué manera acabo comunicándome yo con el resto de personas.

hacía tiempo que sentía que fracasaba en ese intento permanente de dar una respuesta correcta y rápida a todos los inputs que recibo durante el día, a mis ganas de estar en todo y, lo que es peor, con la sensación cada vez más fuerte de que la comunicación del cara a cara que es para mí la más importante, salía gravemente perjudicada en pos de la comunicación digital.

y justo hace 2 semanas Jessica Comingore publicó un post al respecto que parecía resumir a la perfección lo que yo pensaba, e incluso proponía algunos consejos para una comunicación un poco más mindful o consciente. el post me gustó muchísimo y me di cuenta de que ya estaba poniendo en práctica algunas de sus ideas. su escrito me motivó a seguir reflexionando sobre el tema y a acabar haciendo el mío propio, con algunas propuestas más para una comunicación más presente y consciente:

chica trabajando ordenador - por una comunicación más consciente
cuando estés con alguien, no compruebes el móvil, contestes whatsapp…; de hecho, si puedes dejar el móvil en el bolso, mucho mejor

mientras estés trabajando, no mires el móvil: desconéctalo, ponlo en silencio, tenlo en otra habitación… cuando quieras hacer un descanso, aprovecha y míralo entonces. a mí me cunde mucho más el tiempo y estoy más concentrada que si me interrumpo cada vez que oigo una notificación y, cuando después contesto mensajes, estoy por la conversación, no estoy intentando contestar lo más rápido posible para poder seguir trabajando

– no mandes e-mails relacionados con el trabajo antes de las 08h, a partir de las 20h o en fines de semana (ni los contestes); creo que ayuda a establecer unos límites y muestra también que eres respetuoso con el tiempo del otro

que lo primero que hagas al despertarte o lo último antes de acostarte no sea comprobar el teléfono. a mí me gusta salir de la cama, ir a la cocina y tomarme un vaso de agua con zumo de limón y desperezarme antes de encender el teléfono y, cuando voy a la cama, apago el móvil y leo 15minutos o charlo con Rícard antes de apagar la luz. lo que me gustaría, de hecho, es ser capaz de apagar el móvil 2h antes de acostarme pero siempre me da apuro y lo mantengo encendido “por si acaso”

– cuando sea el cumpleaños de alguien, no le mandes un whatsapp, llámalo/a

– manda una felicitación de cumpleaños, una postal mientras estés de viaje, una carta… utilizando el correo convencional, de vez en cuando; sabes la ilusión que hace abrir el buzón y encontrar algo que no sea la factura del gas o un recibo del banco?

por una comunicación más consciente

sé sincero/a y, si no te apetece hacer algo, dilo; una relación que te importe mínimamente debería poder ser honesta

– en la misma línea que la anterior, si alguien ha dicho o hecho algo que te ha molestado o dolido, dilo también. reconozco que a mí tanto esta como la anterior me cuestan mucho más de lo que sería deseable porque no me gusta nada el conflicto e intento evitarlo a toda costa pero es mucho mejor decirlo (bien, asertivamente) y poder continuar con una relación sincera y transparente, que ir acumulando esa sensación de malestar por no haber expresado lo que deberías en su momento

– en una conversación, aprende a hablar desde el YO y no desde el TÚ: (A MÍ) me ha dolido esto que has hecho, no (TÚ) me has hecho daño

– aprende a escuchar en silencio, a dejar hablar al otro. muchísimas veces es más importante solamente escuchar bien que decir algo apropiado

encuentra espacios para verte con la gente que te importa; aunque sean espacios cortos, aunque no puedan ser muy a menudo… pero encuéntralos

encuentra espacios de desconexión total, on y off line, donde puedas estar solo tú, con tus silencios y tus pensamientos

– y acepta que no podemos estar en todo; prioriza e intenta que, cuando hagas algo, ya sea leer un blog, escribir un e-mail, llevar una reunión o tomar café con una amiga, estés presente

amigas charlando - por una comunicación más consciente

cómo lo ves? tiene algún sentido para ti esto que digo? qué haces tú para tener una comunicación más presente o consciente?


feliz semana! 🙂

{imágenes: 12345}

0 Comment

  • Totalmente de acuerdo. Yo vivo más relajada desde que intento aplicar todos estos conceptos al 100% . Me cuesta sincerarme (por lo de entrar en conflictos), pero para mi es sagrado cuando estás con alguien, no tener el móvil encima la mesa. Ni mirarlo. Es más, muchas veces, incluso lo apago. Y fuera de mis horarios de trabajo el ordenador se apaga "solo". Creo importantísimo lo de "estar allí", hagas lo que hagas. Con esto, lo demás, debería venir solo.
  • Anónimo
    Me ha encantado el post! Estamos totalmente sobrasaturados y queremos estar a mil cosas a la vez y al final no conseguimos estar en ninguna al 100%! muy buen post! Ahora a ponerlo en practica!
  • Es curioso los 'nuevos' problemas de la sociedad que van apareciendo... ¿dónde irá todo ésto a parar? todo lo que nos planteas, me parecen cosas básicas que antes habríamos hecho sin otra opción... y ahora con un mundo nuevo ante nosotros se nos plantean dudas y problemas que hacen que tengamos que retroceder... el mundo sin duda avanza mucho más rápido que nosotros... la sociedad, las personas... todavía tenemos que aprender.... estamos todavía en fase de transición... me imagino que en la generación de, por ejemplo Alma, internet ya llevará muchos años en la sociedad y (espero) que hagamos un uso más natural...
  • Estoy completa y absolutamente de acuerdo. Muchas veces he pesado hacer una desconexión absoluta porq me doy cuenta que mi día a día gira siempre en torno al móvil y siento muchísimas veces que se me escapan momentos. Voy a tener en cuenta cada uno de los puntos que no indicas. Creo que me hace falta.
  • La verdad que yo desde que estoy gestionando el blog me doy cuenta que mi vida es un poco más caótica que antes, queiro llegar a todo y seguir cumpliendo con la versión anterior de mi misma y la verdad que al final todo esto solo me produce estrés y cargo de conciencia, aunque si bien es cierto que tengo momentos que tengo claro que hay que marcar la barrera, debo ser más tenaz y no dudar tanto a la hora de hacerlo, además de no ponerme tantos objetivos puesto que soy una única persona para alcanzarlos.
    Un pepibeso y feliz día
  • qué bien, Imma, te aplicas más que yo! lo de estar presente es súper importante, hagas lo que hagas, como tú dices. gracias por comentar! un beso ***
  • muchas gracias, me alegro de que te haya gustado! ahora, lo difícil, ponerlo en práctica, como tú dices. creo que hacerlo nos puede aportar mucha más tranquilidad y sensación de bienestar. un beso grande! ***
  • totalmente contigo, Esther; efectivamente, las propuestas no son más que cosas que hace unos años eran de cajón, salían espontáneamente y, sin embargo, con el tiempo y la aparición de todos estos inputs, hemos dejado que desaparezcan y ahora suponen un ejercicio de constancia y esfuerzo el hacerlos. yo también creo (o eso espero) que para cuando Alma sea mayor, todo esto habrá vuelto a un equilibrio y sepamos gestionarnos mejor. a nosotros nos ha pillado por sorpresa. gracias por valorar! un beso grande! ***
  • sí, yo también he tenido mis momentos de sentirme tan saturada que tener que pasar de un extremo al otro y de estar 100% on-line, a no querer saber nada de nadie durante unos días, pero creo que con pequeñas acciones que se pueden convertir fácilmente en rutinas es más fácil encontrar este equilibrio y no perdernos el mundo real porque el digital está requiriendo toda nuestra atención. 1beso fuerte, Noe ***
  • esto que dices resuena tanto conmigo... y es cierto, eres una única persona para alcanzar todos los objetivos así que seguramente el primer paso (y aquí hablo por ti y no por mí) sea el de aceptar que no se puede llegar a todo y rebajar las exigencias. creo que solo con esto ya tenemos mucho logrado. gracias por comentar y feliz día a ti también!
  • Me ha encantado todo el post, de arriba a abajo. Estoy totalmente de acuerdo, aunque también se me olvida a veces y me doy cuenta que ando saturada y sin tiempo para nada porque intento estar a todo. Me lo voy a apuntar todo en letras grandes para que no se me olvide y para tenerlo presente.

    Es cierto que aunque buena, el exceso de información a veces nos puede jugar malas pasadas.
  • Totalmente de acuerdo con tus anotaciones. Últimamente ya voy aplicando algunas de las que has enumerado, es imposible poder estar en todo y no por ello debemos sentirnos culpables, debemos respetar los tiempos y espacios y sobretodo disfrutarlos y no querer estar en todo y a la vez en nada.
    Un post chulísimo, Anna!!
    Un millón de besotes!!!
  • Me alegro de que te haya gustado, Maite. Creo que a todos se nos olvida de vez en cuando con todo el barullo del día pero lo bueno es saberlo y parar a ratos para volverlo a recordar e intentar ponerlo en práctica! Un beso ***
  • Totalmente, Yolanda, nada de culpabilidades porque estamos buscando un imposible así que el fracaso está asegurado! ;) Muchos besos guapa! ***
  • Totalmente de acuerdo contigo! Yo me aplico algunas...como la de tener el móvil silenciado mientras trabajo y no contestar a mails fuera de hora.
    Lo del whatsapp mientras hablo con alguien no lo hago nunca porque me da mucha rabia que me lo hagan a mi... ;)
    Un abrazo!
  • sí, la verdad es que a mí lo del whatsapp me da un coraje que me lo hagan...! un abrazo, Ruth, gracias por comentar! ***
  • Tienes mucha razón.
    Yo desde mis últimos exámenes me he acostumbrado a dejar el móvil en otra habitación y a no mirarlo hasta que hago descansos de lo que sea que estoy haciendo, ya sea estudiar, escribir en el blog o ver una serie! Y, como comentas, luego se disfruta más "estando presente" para contestar esos whatsapps.
    Además, en enero me propuse apagar el móvil una hora antes de irme a dormir, y aunque no todos los días logro hacerlo, desde luego como 20-30 minutos antes sí lo apago.
    Un beso guapa!
  • genial Marta! yo creo que se trata de eso, de ir aplicando pequeños cambios y convertirlos en hábitos para que podamos estar más presentes en lo que hagamos y no nos dejemos llevar por la inmediatez del mundo 2.0. un beso grande, bonita, gracias por comentar!
  • Dicen que la tecnología es neutra. Nosotros le damos el uso que queremos. Yo también creo que hay que depender menos de ella y que sea ella la que nos sirva a nosotros. Pero en las relaciones humanas creo que hay que tener en cuenta estas cosas que comentas. Entre otras, no estar pendiente del wtsp o estar contestándolos continuamente. Me parece una falta de respeto.
    Lo de apagar antes o después el móvil, depende de la cantidad de personas que te llamen. El fijo no lo desconectábamos nunca (jejeje). Yo no tengo avalanchas de llamadas ni mensajes por las noches. Así que tampoco me parecece necesario. Cada cual tendrá que valorar estos aspectos.
    Los demás, me parece genial. Creo que enriquece las relaciones.
  • sí, yo también pienso que la tecnología es neutra y que el uso que le demos depende exclusivamente de nosotros; lo que a mí me parece es que nos ha pillado a todos un poco desprevenidos y, a veces, se nos va de las manos. es como si estuviéramos aprendiendo a convivir con ella y, por lo menos yo, tiendo a hacer un uso excesivo, o un uso que me priva de comunicación 1.0 que, a mi entender, sigue siendo más importante, pero confío que con el tiempo sabremos encontrar la medida justa (cada uno la suya). Un beso grande!
  • Me ha gustado muchísimo tu post porque me siento bastante identificada con lo que escribes. Antes de dejar el trabajo vivía con dos móviles así que la locura se multiplicaba por dos. Un día casi me atropelló el tranvía en Barcelona por ir hablando por un teléfono y contestando un whatssap en el otro. Total, que ahora voy con el móvil siempre silenciado en modo vibración y en el dormitorio está prohibido entrar con él. De todas maneras, aún tengo que mejorar lo de comer con el móvil al lado, porque sí, yo soy la primera que me da pena ver a gente en una mesa de un restaurante y que nadie hable entre sí, todos están 'tiqui tiqui' con el teléfono... Es evidente que los smartphones nos ayudan en muchos aspectos de nuestro día a día pero que eso no nos haga perder las cosas importantes de vista. Un besito Anna
  • yo también voy siempre con el móvil silenciado en modo vibración y es un descanso, la verdad. gracias por comentar, Sonia! Un beso grande ***
  • Anna, cuánta razón tienes... A mi definitivamente se me va de las manos. IG es mi perdición, pero al menos he dejado de lado Pinterest o Facebook, de lo contrario estaría mal de la cabeza a estas alturas - bueno, peor! :-)
    El móvil, y whatsapp - esa es otra. Algunos días lo consigo más que otros, depende de la situación y el volumen de trabajo. Y si tienes una niña pequeña, tener el móvil a mano es siempre la mejor excusa (ysipasaalgo?). Pero incluso ella cuando aprendió a hablar me dijo un par de veces "mami, deja el móvil".
    Para mi, lo peor es querer absorber tooooda la información que veo, y evidentemente NO tengo tiempo. Además, sé que lo que quiero es que mi mundo 1.0 funcione - no se puede estar bien con alguien, mirando siempre una pantalla. Pero me da "rabia" no poder leer tantas cosas interesantes que veo en este mundo online.
    Besos
  • A mí me pasa lo mismo que a ti, Laura, ese querer estar presente con las personas que te rodean y, a la vez, la rabia de no poder dar abasto y mirar todas las cosas interesantes que hay en el mundo 2.0, que son infinitas! Yo al final hago: "ahora estoy por blogs y redes" y me sumerjo un buen rato en eso y después, digo "ahora, mundo físico" e intento apartarme de todo lo demás pero reconozco que es muy frustrante! Lo más importante, por eso, creo que es darse cuenta de esta realidad, es la única manera de poder poner mecanismos para que funcione! Un beso fuerte!!

Leave a comment