sobre comer saludable: mother


mother raval barcelona

más bien de menú infantil, así he sido yo hasta los 25. nunca he sido muy fan de las verduras, ni de las frutas, ni de los pescados, ni de probar sabores nuevos, ni de preocuparme mucho por la procedencia de los alimentos, de si eran saludables, de una dieta equilibrada… de hecho, la cocina nunca me ha interesado especialmente. pero eso empezó a cambiar por pura necesidad cuando, con 24 años, Rícard y yo nos fuimos a vivir juntos y nos encontramos de repente con que teníamos que prepararnos la comida y la cena todos los días. pasamos por una fase en que nos alimentamos básicamente de pasta, carne y arroz a excepción de cuando nuestras benditas madres y abuelas nos daban tuppers con cosas que habían hecho ellas. fue en ese momento cuando me di cuenta de que, si no quería pasarme el resto de mi vida comiendo espaguetis y ensalada de arroz, tendría que ponerme a ello y fue también entonces cuando empecé a interesarme por la procedencia de los alimentos y por el proceso que habían pasado antes de llegar a mi mesa, por comer más saludable, más equilibrado y variado.


en mi casa habitualmente se comía con alimentos biológicos, lo menos procesados posibles pero, cuando Rícard y yo pasamos a estar al mando de las compras, nos fuimos a lo más barato y cómodo, y desde entonces vivo enzarzada en una batalla permanente con la cocina, donde me meto por pura supervivencia (excepto en contadas ocasiones) y me aburro preparando los 5 platos que sé cocinar. y luego, hace ya 2 años, empecé con una enfermedad que todavía hoy me tiene entretenida, que tiene mucho que ver con la alimentación y la digestión. ha sido ella la que ha hecho que, definitivamente, empiece a cambiar hábitos alimentarios y vigilar mucho más de dónde viene lo que como. reconozco que me siento un poco perdida y apabullada con tanta información que hay en el mercado y con la sensación de que no sé discernir entre lo que me conviene o no: quito el gluten? me olvido de la carne? hago la paleodieta? sigo una dieta según mi grupo sanguíneo? me despido de los lácteos? hay tantísima variedad de criterios que no sé con cuál quedarme y reconozco que la presión de pensar que una parte importante de mi salud está en juego no me facilita tomar una decisión. después de hablar largo y tendido con mi madre (suerte tengo de ella en infinitas ocasiones) he decidido optar por mi sentido común y guiarme por lo que, a mi criterio, es saludable.
mother raval barcelonaasí que, cuando en el taller con Polsceramic las chicas de Moeraki nos ofrecieron una merienda elaborada por Mother que consistía en un pastel vegano de pera y jengibre y unas galletitas, me picó la curiosidad y la semana pasada me acerqué al Raval, donde se encuentran, para saber un poco más de ellas y de lo que proponen.

Mother son Gemma y Lili, española y americana, respectivamente. hace poco más de un año (en abril de 2014) abrieron un pequeño local en el corazón de la ciudad, de líneas sencillas y muy natural, con la idea de expandir su manera de entender la alimentación y sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de comer bien a raíz de un interés creciente personal que las había llevado a formarse en este campo y cambiar sus propios hábitos. ellas consideran que una buena dieta tiene que estar formada, principalmente, por vegetales y verduras. por ese motivo ofrecen zumos y batidos totalmente frescos y sin ningún aditivo que elaboran cada día de fruta y, sobre todo, verdura. para hacerlos utilizan la técnica del cold press, un método de extracción a base de presión hidráulica en frío que evita que se pierdan los nutrientes de las frutas y verduras y permite alargar la vida del producto hasta 2 o 3 días (en su página web está explicado con detalle). cada día elaboran zumos diferentes que puedes incluir en tu dieta habitual o hacer una dieta depurativa (de 1 a 4 días, a gusto del cliente) para dejar descansar y reparar el aparato digestivo y ayudar a depurar el organismo.

mother raval barcelona

independientemente de que quieras hacer una dieta depurativa o no, me pareció muy buen plan para incluir alimentos que habitualmente no comes o no te gustan. cuando estuve ahí pude probar 3 zumos diferentes y uno de ellos llevaba manzana, pepino, col, espinaca, apio, perejil y limón. mientras que sería incapaz de comer pepino, col o apio, en zumo me lo tomé sin ningún problema.

además de los zumos también ofrecen pastelería vegana que Emma hace en la trastienda, leches vegetales y de cereales, helados, crackers, mermeladas… procurando siempre utilizar productos ecológicos y de proximidad. y también ofrecen servicio de cátering, como en el caso de nuestro taller.

mother raval barcelona

lo cierto es que a estas alturas no necesito que nadie me convenza de que somos lo que comemos y son cada vez más las ocasiones en que escucho de gente diagnosticada de diferentes enfermedades crónicas que, al cambiar los hábitos alimentarios, estas enfermedades desaparecen como por arte de magia. por supuesto creo que cada uno tiene que encontrar una dieta con la que se sienta cómodo y a gusto y lo que le funciona a uno no tiene por qué funcionarle a otro, pero sí pienso que deberíamos optar más por una alimentación saludable, lo más natural y menos procesada posible, con ingredientes de base de calidad que no hayan sido alterados porque lo que está en juego es lo más importante que tenemos, nuestra salud.

tú cómo lo ves? la alimentación es algo que te preocupe habitualmente? sigues alguna dieta específica? has probado alguna vez una dieta depurativa? todo este tema me interesa enormemente así que valoro mucho tu experiencia y opinión!

mother raval barcelona

si te apetece visitar a Gemma y Lili las encontrarás en la c/ Sant Joaquín, 26 (L1 y L2 Universitat); son encantadoras y están muy predispuestas a ayudarte y asesorarte en todo lo que puedan.

buen viernes y feliz fin de semana! yo ahora estoy en Ibiza pero esta tarde vamos para Formentera que mañana Rícard corre la media maratón que se celebra ahí y, claro, no me lo quería perder por nada del mundo! 😉

mother raval barcelona



0 Comment

  • Yo también aplico un poco el sentido común. El secreto creo que está en saber y tomarse un tiempo para escuchar al cuerpo. Yo intento comprar local, tengo suerte de tener tiendas de barrio, la carne está desapareciendo de la dieta, creo que por comodidas, pero no quita para que un día me apetezca un chuletón o un buen entrecot, el pescado me encanta y pese a las prisas intento cocinar cada día más...simplificando platos entre semana y experimentando cosas los fines de semana. Pero hay días que también me apetece ir de pintxos y comer guarro, o hacerme una pizza...mi compañero de piso es celiaco y hay cosas que como sin gluten, pero no puedo evitar comprarme un buen pan ecológico...de esos que duran una semana...creo que es un poco volver a como comía mi abuela en el pueblo. De temporada, según el cuerpo lo pida y poquito a poco...
    Barcelona es un paraiso para comer limpio cuando sales fuera...imagina que estando de celebración de los 40 nos fuimos a Teresa Carles y disfrutamos como enanas....
  • Estoy igual que tú, investigando, escuchando mi cuerpo, sólo tengo claro una cosa, los extremismos no son sanos ni para la mente ni para el cuerpo , me decanto por una dieta flexivegetariana , te recomiendo el blog de Ana Moreno y el programa Café Morenini en youtube, es buenísimo, dan pautas y claves, se aprende mucho <3
  • sí, creo que tu sentido común es el que debería reinar… comprar local, de temporada, lo que se pueda ecológico…y darse el gusto al cuerpo cuando esté lo pida, con una buena pizza :) es cierto que en Barcelona la oferta gastronómica es tan variada que encuentras para todos los gustos (y Teresa Carles es una maravilla!!). un beso, Ibabe, y gracias!
  • muchas gracias Sarah, sin duda me miro el blog que recomiendas y este programa en youtube (no había oído hablar ni de uno ni de otro!). un abrazo!
  • Pues yo también estuve igual. Quería comer sano después de algunas alteraciones y leyendo por internet, la oferta es tan variada que te vuelves loca. Cada uno dice la suya! Así que me fui al dietista y lo que me recomendó fue comer 5 veces al día y no mucha cantidad. Con hidratos, proteína y verdura a cada comida, exceptuando la merienda y la cena, que quitaremos los hidratos. Fruta, siempre. Y con la pizza... ningún problema si la hacemos en casa para comer. Nosotros solemos hacerla de verduras casi todos los domingos. Cada casa es un mundo, pero a mi me funciona. También intento que todo sea lo más ecológico y poco procesado posible. Y la verdad es que anímicamente, sienta muy bien comer sano!
  • jaja, la sensación de volverte loca leyendo la entiendo tanto! me alegro de que hayas encontrado tu punto y que te sientas bien comiendo :) la verdad es que anímicamente desde luego se nota! besos guapa ***

Leave a comment