estoy aprendiendo… pensamientos desde el tren


fotografía de Iñaki Soria

2016 no está siendo el año de la constancia en el blog. tantos cambios, tantas cosas esperadas y no esperadas que requieren energía que, no solo me cuesta encontrar un rato de calma para sentarme a escribir, sino también encontrar las palabras en mi cabeza que, con tanto caos, se amontonan desordenadas creando un batiburrillo de pensamientos que pocas veces tienen sentido.
lo cierto es que lo echo de menos; echo de menos mis ratos sentada delante del ordenador para escribir. de hecho, echo de menos tener un escritorio donde escribir. y el orden, también lo echo de menos; y el saber dónde están las cosas; y el poder tener una rutina más o menos establecida; echo de menos las clases de baile y el yoga y el desayunar tranquila mientras leo blogs. pero de momento no toca esto; ahora toca terminar con la mudanza y, poco a poco, construir nuevamente “casa” en otra ciudad. y toca también viajar a menudo a Barcelona para visitas médicas y pruebas y tratamientos, por lo menos durante los próximos meses, aunque esto me angustie un poco por esa sensación de que no estoy ni aquí ni allí, de que no puedo acabar de asentarme. y también toca afrontar otras situaciones porque, como a estas alturas de la película ya he comprobado en innumerables ocasiones, no elegimos lo que nos ocurre, sino cómo lo vivimos.
y yo estoy justamente en estas, en trabajar el cómo lo vivo, porque creo que, en mitad de todo este caos y desorden y de frentes abiertos, por fin estoy aprendiendo; estoy aprendiendo, no sin muchos tropiezos, que la única manera de estar bien es la de fluir con los acontecimientos; que no sirve de mucho emperrarse en que las cosas sean de una manera porque después serán como tengan que ser; que enfadarse y patalear solo sirve para retrasar lo inevitable, que es aceptar (aunque, qué bien sienta de vez en cuando una buena pataleta); que, cuando aceptas, la perspectiva cambia y ya no parece que la vida esté empeñada en fastidiarte y puedes empezar a disfrutar de lo que hay; que está bien marcarse unos objetivos para que te ayuden a determinar la dirección, pero que estos no sean rígidos e inamovibles porque entonces se convierten en una limitación.
y estoy aprendiendo también a aceptar que no puedo estar en todo y que tengo que priorizar; aprendiendo a respetar que para mí es importante estar al 100% en algo y que, para poder estarlo, tengo que no estar en muchas otras cosas; aprendiendo a aceptar que renuncio a mucho pero que gano mucho más. estoy aprendiendo a dejar de querer controlar, a no planificar muy allá, a estar donde tengo que estar y a intentar disfrutar de lo que ofrece el camino. estoy aprendiendo a entender que todo puede esperar, a escucharme y a hacer a cada momento lo que necesito porque esto es lo que me permite seguir adelante.

2016 está siendo un año muy intenso y agotador en muchos sentidos pero también de mucho aprendizaje y crecimiento personal y, en esta línea de aceptar lo que hay y disfrutarlo, me siento agradecida por ello (aunque, no nos engañemos, estoy deseando un poquito de calma y tranquilidad :p). qué bien sienta volver por aquí, feliz viernes! 🙂


{fotografía de Iñaki Soria}

0 Comment

  • Bienvenida de vuelta! Sabias palabras... Yo también estoy intentando disfrutar del camino... ;)
  • Cuando tu quieras... con los brazos abiertos, te leemos, me encanta lo que escribes, y si, es importante aprender sobre todo como dices a priorizar, el que cada uno este feliz con lo que hace...y cuando puede, piano piano si va lontano (despacio despacio se llega lejos), con mucho cariño Elena.

    PD. donde te has trasladado?, igual lo has dicho y no lo se.
  • gracias Ana :) qué bien! es tan importante para estar bien… aunque, que fácil parece y cómo cuesta a veces! ;)
  • muchas gracias Elena, qué palabras tan bonitas :) me he mudado a Madrid, por trabajo de Rícard; justo esta semana he empezado a dormir en el nuevo piso :)
  • A Madrid, voy de vez en cuando, supongo que estas liada, pero te recomiendo un taller de restauración de muebles de Yo Landa si la conoces veras que es un cielo, se llama Restaura y Recupera en la calle Castilla, 60 te lo recomiendo, y otro sitio una terraza que se desde ya que te va encantar la terraza del Museo del Romanticismo(Café del Jardín) San Mateo, 13, ya me dirás, un beso y sobre todo cuídate.
  • Aprender es parte del camino y este año va a ser un año muy emocionante para ti, verás como sí :)
  • muchísimas gracias por las recomendaciones Elena! me acercaré al taller en cuanto pueda y, desde luego, probaré la terraza del Museo del Romanticismo! :) gracias, gracias!! besos
  • gracias Chejo, yo también estoy convencida de ello :) ***

Leave a comment