algunos momentos antes de la boda…


inspiración boda de verano al aire libre

este post se me resiste, hace días que me siento delante de la pantalla y no consigo poner palabras a lo que sentí hace hoy 2 semanas cuando Rícard y yo nos casamos. a pesar de ser una gran amante del lenguaje, las palabras quedan cortas cuando pretendes expresar emociones profundas, sentimientos que, a día de hoy, aún te desbordan. quizás lo mejor será no intentar transmitir todo lo que sentí y simplemente compartir pequeños esbozos de lo que viví.


no estaba nerviosa, tenía una gran mezcla de emociones en mi estómago pero los nervios no formaban parte de ella. me sentía muy desbordada, los días anteriores me habían revuelto mucho. Rícard estaba por fin en Barcelona y juntos acabamos de terminar las gestiones que faltaban. escribimos nuestros votos y eso me permitió dar un paseo mental por toda nuestra relación: por los inicios, los baches, los retos, los momentos llenos de magia… pararme a pensar en ello y escribirlo me dio mucha conciencia de todo lo que habíamos pasado y me hizo tener más ganas, si cabe, de seguir viviendo mis aventuras con él. escribimos también unas pequeñas palabras de agradecimiento y de amor a cada invitado; se me había metido en la cabeza hacerlo pero a 4 días de la boda empecé a dudar de la brillantez de la idea porque todavía quedaba mucho por hacer, yo tenía la cabeza en 20.000 cosas diferentes y éramos 176 invitados. me alegro muchísimo de haberlo hecho. no sé si a las personas que vinieron les supuso alguna diferencia o no pero a nosotros nos dio la oportunidad de pensar en todas ellas, de decirles lo que muchas veces pensamos y no expresamos, de tomar conciencia de que había 176 seres queridos que querían ser testigos de nuestro enlace y celebrarlo con nosotros, y de sentirnos muy afortunados por ello. mereció mucho la pena.

inspiración boda de verano al aire libre

también me sentía muy triste; tomar conciencia de las personas que iban a estar con nosotros irremediablemente llevaba a ser consciente también de las que no lo iban a estar y eso me rompía el corazón. había muchas ausencias significativas pero la más dolorosa para mí era la de mi padre.

la noche anterior, después de recoger en el aeropuerto a gran parte de mi familia de Sevilla y Málaga, estábamos todos sentados en la terraza de un bar tomando cañas, comentando, riendo y celebrando que por fin nos volvíamos a juntar casi todos. yo me sentía como una espectadora en un teatro: los veía reír, cachondearse y me sentía tan afortunada de tenerlos allí, de que hubieran podido venir cuando no estaba nada fácil; y, por otro lado, tan desdichada…faltaba alguien muy importante para completar la fiesta. me acosté con esa mezcla de sentimientos encontrados y así me desperté. cuando me levanté, mi madre se iba para la peluquería y los niños (mi hermano y Rícard) aún dormían. era consciente de que ese iba a ser uno de los pocos momentos tranquilos del día así que me preparé unas tostadas y una taza de té y me subí a la azotea del edificio. no es un edificio muy alto pero se ve gran parte de la ciudad. allí puse esta canción en el móvil, que tanto me recuerda a él y a las tardes de domingo en casa cuando la escuchábamos (esta y unas cuantas más) mientras bailábamos sin parar en el salón, y tuvimos nuestro momento los dos, nuestra pequeña celebración. después de esto el día ya empezó de verdad.

inspiración boda de verano al aire librefue genial ir a la peluquería donde me conocen desde que era una mocosita que se presentaba con sus zapatos de flamenca de tacón y reír y charlar con las 3 hermanas que la llevan mientras estábamos mi tía, las mellis, mi madre y yo; me sentía como cuando nos reunimos la familia en la cocina de casa. de allí fuimos al notario que, conocido también, nos dirigió unas palabras que se salían del guión y que me llegaron al corazón. después de comer, ahora ya los 3 solos en casa, vino Laia, amiga desde los 13 años, a maquillarme. sé que este post roza la cursilería, pero me sentía muy privilegiada porque todas las personas que participaban de una manera u otra en el proceso eran conocidas y queridas de hace tiempo; era una gran celebración familiar mucho antes de empezar la propia celebración. mientras me maquillaba volví a sentir ese pinchazo de tristeza en el corazón y las lágrimas empezaron a brotar, pero con ella daba igual porque me conocía y nos conocía y no hacía falta que diera ninguna explicación. ella se fue corriendo a casa a cambiarse para la boda y nosotros tuvimos unos minutos los 3 antes de salir para Gavá.

en el coche sí sentí los nervios. sentada en el asiento de atrás, mirando por la ventanilla ese paisaje que había recorrido infinidad de veces desde que nací, sentía por primera vez el peso del compromiso que íbamos a tomar delante de todos (que ya habíamos tomado, de hecho, hacía tan solo unas horas); sentía que, de alguna manera, me alejaba un poco más de mi familia de origen para acercarme a la familia que a partir de ahora (y seguramente desde hacía ya tiempo) seríamos Rícard y yo; sentía los nervios de saber que la gente ya estaba allí esperando; los nervios por saber cómo se encontraría Rícard; los nervios ante la duda de si mi padre estaría presenciándolo todo desde algún lugar. por suerte mi hermano me conoce bien y tardó bien poco en poner la música a todo volumen para que los nervios se disolvieran entre lágrimas, cantos desafinados a grito pelao y melodías de mi adolescencia.

inspiración boda de verano al aire libre

cuando llegamos, mi madre salió corriendo para sentarse entre los invitados y mi hermano y yo esperamos de pie a que empezara a sonar Fields of Gold para andar hacia lo que sería la fiesta más bonita que he vivido nunca.


este post no ha salido como había pensado inicialmente. quería centrarme en la celebración y, en lugar de eso, he vuelto a recordar lo que sucedió antes. me guardo algunos de los momentos favoritos que hemos vivido estos meses (desde que tomamos la decisión de casarnos hasta el mismo día del enlace) y que he ido recogiendo en una libreta para compartirlos, quizás, cuando tengamos las fotos oficiales. feliz viernes ***


pd. esta lista de música es la que hicimos para el rato de aperitivo; por si te apetece 🙂


{las fotografías que acompañan al post son una pequeña selección de las imágenes que han inspirado el estilo de la boda; están todas recogidas en este tablero de Pinterest y puedes acceder a la fuente original clicando sobre el número que se detalla a continuación:
  – collage 1 (de izquierda a derecha): 123
  – collage 2 (de izquierda a derecha): 123
  – collage 3 (de izquierda a derecha): 12 (no he podido encontrar el enlace original) – 3
  – collage 4 (de izquierda a derecha): 1 23}


0 Comment

  • Anna, precios com ho has expresat. I la dedicatoria, dels millors recordatoris que m'han donat mai. Gracies per deixar-me que pogues disfrutar al vostre costat d'un dia tant important.
  • No suelo hacerlo pero creo que hoy toca, y es que leyendo esta preciosidad de relato me hacía aún más consciente, también yo, del baile de emociones de estos meses previos a la boda. La alegría, la tristeza y el miedo se han ido relevando sin darme tregua: la alegría de ver sus ganas y su ilusión, la tristeza por lo que tan y tan bien ha expresado ella y el miedo, el gran protagonista, ese miedo que, sin yo saberlo, debía de estar grabado a fuego en cada una de mis células y que no paraba de gritarme al oído que casarse puede acabar doliendo… y mucho. Me he preguntado muchas veces durante estas semanas si estaba dando la talla, si estaba actuando como se supone que debe actuar una madre cuando se le casa una hija y, para ser sincera, creo que no llegaría al aprobado, pero está bien así, a veces uno no da para más y eso también hay que aceptarlo. Y ya puestos, mis mejores momentos: esa noche anterior, la inmensa satisfacción de haber conseguido reunir a la familia a pesar de las dificultades y de las ausencias y, por supuesto, los ratitos de a tres, esos no hay oro en el mundo para pagarlos… MA
  • La verdad es que estaba un poco pendiente, no: estaba pendiente, sin más, de leer no el relato exacto de tu boda sino tus vivencias... y aquí las tenemos... gracias Anna por compartirlo
  • Que bonito, me has emocionado.... gracias por compartir estos momentos!
  • Anna!! que bonita manera de contar lo que sentiste y viviste... otra vez me has emocionado, eres especial de verdad, y ahora a caminar juntos por ese campo de cebada, de oro, felicidades Anna y Ricard!!! Besos.
  • gràcies a tu, cuca, per venir i aportar la teva bona energia i alegria contagiosa. un petonet enorme ***
  • gracias a ti, Véronique, por leerlo y por estar pendiente; no sabes hasta qué punto esto me llena de ilusión :) un beso bien fuerte ***
  • gracias a ti por leerlos y por comentar aquí, me ilusiona mucho saber que cosas tan personales pueden emocionar a terceros. un beso ***
  • gracias Elena, qué comentario tan bonito :) deseando estoy de caminar con él por donde sea! gracias por leer y comentar, un beso bien grande!
  • gràcies per compartir-ho, ma, i per l'honestitat que sempre et caracteritza. jo crec que vas estar molt per sobre de l'alçada i gràcies a tu una part molt important de la família va poder ser-hi, i això no té preu.
  • Anna què bonic. M'he emocionat quan vas pujar al terrat per escoltar la vostra cançó. Jo no pujo al terrat però surto al carrer, em poso els cascos, camino i miro amunt. uix paro. Moltes felicitats bonica, que sigueu molt i molt feliços. Ja veus, jo ja en porto 15! I per cel.lebrar-ho: a Lisboa! Gràcies per les recomanacions! Petonets
  • Anna, que bonita forma (y tan íntima) de hablar del día de tu boda. Me encantó leerte y saber como te ibas sintiendo a cada instante. Al final, ese mix de sensaciones suele volver todo tan real. Te deseo todo lo mejor en este nuevo ciclo de tu vida :)
    Un beso enorme!
  • Qué bonita historia y que bonita forma de contarla... un beso!
  • moltes gràcies Glòria. i moltes felicitats per aquests 15 anys! espero que gaudiu molt de Lisboa (estic convençuda de que sí). molts petonets!!
  • gracias Ana, me gusta saber que a pesar de la distancia, seguimos conectadas :) espero que estés bien. un beso enorme ***

Leave a comment