sobre valores y prioridades

sobre valores y prioridades - monica bedmar
hace días que le doy vueltas a un tema y que intento encontrar respuestas, pero no lo consigo. me da la sensación de que hemos perdido el foco de lo que importa. creo que hemos perdido de vista un poco (o mucho) a las personas, a nosotros mismos, las formas. y, con una sensibilidad más fina que de costumbre, todo esto me duele y me entristece.

nos comprometemos a plazos de entrega que ya sabemos de antemano que no podremos cumplir; quedamos a una hora sabiendo que llegaremos tarde y que el otro, probablemente, también; escribimos mails en modo piloto automático dando por supuesto unas cosas que primero deberíamos preguntar; mandamos whatsapps pidiendo y consultando cosas de trabajo a horas intempestivas o en fines de semana; nos metemos en proyectos nuevos a los que no nos podremos dedicar o, por lo menos, no con la calidad que deberíamos. nos hemos metido en una rueda de frenesí y actividad non-stop absurda, y todo esto va en detrimento de la excelencia; de la excelencia de nuestro trabajo pero, sobre todo, de la excelencia de nuestras relaciones.

estos ejemplos son situaciones que yo misma he recreado o situaciones que he visto en mi entorno. y me pregunto por qué: por qué lo hacemos? por qué funcionamos así? es porque nos creemos con más capacidad de la que realmente tenemos? es porque necesitamos demostrar que podemos con todo y más aunque después fracasemos estrepitosamente? es porque nos perdemos en esta espiral de respuestas inmediatas, de que todo es para ayer y de querer más y más, que acabamos por no ser conscientes de como actuamos, de como vivimos? es porque estamos tan sumidos en nuestra propia velocidad y estrés que perdemos de vista lo demás?

la frase de “no me da la vida” está tan en boga hoy en día, yo misma la utilizo mucho más de lo que me gustaría. pero creo que, en parte, en gran parte, de hecho, está en nuestras manos que sí nos “dé la vida”. está en nuestras manos decir “no” a proyectos a los que sabemos que no podremos dedicar la atención necesaria; está en nuestras manos parar antes de redactar un mail y pensar qué decimos y cómo lo decimos; está en nuestras manos salir 5 o 10min antes de casa para llegar a la hora o avisar con tiempo si vemos que no vamos a llegar; está en nuestras manos apuntar en un papel o en el móvil lo que queremos preguntar a alguien y esperar al día siguiente para hacerlo si ya no son horas o es un día festivo; está en nuestras manos valorar si seré capaz de entregar tal proyecto o tal trabajo en esa fecha sin que la calidad de este ni mi salud se resientan.

todos tenemos épocas más estresantes; épocas en las que se juntan varias cosas a la vez y realmente parece que no nos da la vida, pero esto deberían ser momentos puntuales, no lo habitual porque es cuando se convierte en la norma que empezamos a perjudicar a nuestro cuerpo y a nuestra salud, a nuestras relaciones y a nuestro trabajo; es cuando algo realmente no funciona.

cuando trabajaba en la ONG tenía una compañera que primero fue mi tutora de prácticas. ella lo tenía siempre muy claro: si una compañera hacía una presentación, si se inauguraba un centro en el que una de nosotras estaba implicada… había que ir, había que ir porque apoyar a los compañeros era tan o más importante que los informes que teníamos que hacer o las solicitudes que teníamos que presentar. a mí yo de 22 y 23 años le costaba entenderlo (mucho) pues de lo que tenía ganas yo en ese momento era de demostrar que era una buena trabajadora y de hacer tanto trabajo como fuera posible, y varias veces fui a inauguraciones y presentaciones y celebraciones pensando que no estaba aprovechando el tiempo, que era más importante que me quedara en el despacho redactando un proyecto para pedir una subvención, que estar ahí para mi compañera, si ya había otras personas con ella. ella a veces insistía y a veces dejaba que yo decidiera. ahora sí lo tengo claro, he necesitado 7 u 8 años para entenderlo de verdad pero lo he hecho, y le estoy inmensamente agradecida por haber insistido tanto en eso en su momento a pesar de mis reticencias.

ser conscientes de nuestras capacidades y limitaciones y actuar en consecuencia; cuidar a las personas, las relaciones y la comunicación. estas son, para mí, algunas de las claves imprescindibles para que nos sintamos mejor, funcionemos mejor, las relaciones vayan mejor y el trabajo salga mejor.

buen viernes y feliz fin de semana ***


pd. un texto que publiqué hace exactamente 2 años y que me hace pensar & sobre escuchar 


{fotografía de Mönica Bedmar

0 Comment

  • Me siento tan identificada con este texto que ha sido como un jarro de agua fría. Creo que lo voy a imprimir y pegarlo junto a mi escritorio. Gracias por poner palabras a lo que siente nuestra generación y removernos por dentro.
  • me encantó! y me sentí identificada,si algo me cuesta es decir que NO y por eso sumo y sumo proyectos, que me encantan pero al mismo tiempo me atan, y es dificil salir de la telaraña que uno mismo arma no?
    Excelente para repensar los valores y las prioridades
    te mando un besote
  • jo, Chejo, te agradezco mucho tus palabras, me emociona mucho saber que alguien se siente identificado con lo que escribe y que le remueve. gracias, un beso enorme bonita, nos vemos pronto ***
  • gracias Vicky, me emociona mucho saber que alguien se siente identificado con lo que escribo. decir no es algo que a mí también me cuesta mucho pero creo que es algo que tenemos que aprender, por nuestro bien y por el de todos. un beso grande ***
  • Tenía pendiente leer este post con calma, con tiempo... estoy de acuerdo con todo lo que dices. Creo que toda esta pérdida de poner "el foco en lo que importa"... es la falta de tiempo. Tenemos poco tiempo, poco tiempo para pararse, para pensar... ¿hemos perdido la capacidad de pensar? A veces pienso que mi generación ha perdido esa capacidad, la capacidad de reflexionar... y darse cuenta de las cosas que nos rodean, de ver lo importante... "de distinguir la paja del trigo". Por ejemplo, yo trabajo en Tecnología, ahí todas las cosas son para ayer... es importante llegar a tiempo (llegar bien no importa, pero sí importa llegar a tiempo). Se acaba asumiendo como normal esa "velocidad", esas horas de trabajo... tantas que cuando llegas a casa estás cansado... y aún tienes mucho q hacer... la clave está en q en "estos tiempos" nos han acelerado el ritmo de vida... y eso hace que se pierda "la calidad" de las cosas que se hacen, desde el trabajo... a las conversaciones con la gente que te rodea.

    Me gusta mucho tu blog pq me siento identificada en muchas cosas... pq reflexionas.

    Gracias!
  • no puedo estar más de acuerdo con todo lo que dices, Carol! es justamente esto, esa velocidad es la que se acaba asumiendo como normal y ahí es cuando algo falla, esto no es así en realidad…y va en detrimento de cosas que sí importan, las personas, las relaciones… yo creo que ser muy consciente de ello es la clave para remediarlo, para poder frenar y no entrar en esa vorágine en la que nos metemos.
    muchas gracias por comentar y compartir lo que piensas, me encanta leerlo y sentir que tenemos una conversación :) un beso bien grande!
  • Hola Anna, de nuevo, hoy estoy insistente: es que no he dejado de leerte pero muchas veces no te podía dejar un comentario. Hoy tengo un momento, me he preparado un café, he cerrado la puerta de mi habitación, he puesto el móvil en silencio. Hoy, ahora mismo, me tomo un café contigo. Y te leo, vuelvo a leer antiguos posts tuyos. Disfruto, reflexiono, te comento. Paseo.
    Precioso post que éste. Tienes toda la razón. Por supuesto. Lo que me asombra es que vamos más acelerados a pesar de todos los "progresos", como el smartphone, que nos permiten estar conectados en todo momento en cualquier lugar, sin tener que acumular tarea. Hay algo que se me escapa... Y como dices tú, nos hemos acostumbrado. Me atrevería a ir un poco más allá: es que para muchos es quedar bien el estar liado, ocupado, metido en mil cosas... ¿no? Yo este año, estoy ralentizando en muchos aspectos y me está costando (como si necesitara justificar mi tiempo libre, no quedar sin hacer NADA...) pero lo estoy consiguiendo. Estoy soltando. Y me aporta gran satisfacción. Noto que hago espacio dentro de mi mirada, de mi ser para recibir lo que fluye, para VER simplemente.
    En concreto, me he desconectado de IG. Porque me di cuenta que no paraba de mirar lo que hacían los demás y me quedaba bloqueada y no montaba mis propios proyectos. Porque buscaba demasiada inspiración fuera...
    Anna, perdona, me estoy enrollando... Pues eso. Gracias por este ratito, gracias por todo lo que aportas, compartes. Todo. Estaré fuera de IG, no veré inmediatamente tus avisos de publicación de post, pero me pasaré de vez en cuando por aquí. Un abrazo muy fuerte. ¡Qué paséis muy felices fiestas! ¡Qué tengáis feliz entrada en el año nuevo!
  • hola Véronique, me encanta encontrarte en diferentes posts y me alegro de que hoy te hayas tomado un café conmigo :)
    pienso exactamente como tú, hay mucha gente que valora positivamente el estar sobreocupado o, si no lo valora personalmente positivamente, aparenta hacerlo por miedo a no sé qué. esto es lo que me asusta un poco y lo que me hace plantear por qué lo hacemos. me alegro muchísimo de que estés consiguiendo ralentizar y soltar y que hayas salido de Instagram si sentías que te restaba más que aportaba. a mí me cuesta una barbaridad bajar el ritmo y no sobrecargarme, y más en una ciudad tan intensa como Madrid, me meto muy rápida dentro de la vorágine de la ciudad pero soy consciente de ello y voy haciendo pequeños cambios.
    te deseo unas muy felices fiestas a ti también y una preciosa entrada al año nuevo! mañana todavía me pasaré por aquí pero por si no nos leemos… un abrazo bien fuerte!
  • Madre mía, que fácil me va ser hablar desde mi posición, primero soy de otra generación (he visto que lo mencionan dos comentarias...nuestra generación), actualmente disfruto de una prejubilación y mis tres hijos ya mayorcitos casi de vuestra edad unos independientes y la pequeña estudiando fuera, ya no llevo vuestro ritmo, no me gusta llegar tarde...pero es que tengo tiempo(pero también fuí muy pillada, pero aun así) bueno que me enrollo, que me encanta leerte que os entiendo, pero si, que hay que hacer un kit kat en momentos determinados y disfrutar de muchas cosas que vamos perdiendo por ir con el agua al cuello...cuidar a las personas, las relaciones y la comunicación (como tu has dicho) y dijo yo, que mejor que cuidarse a si mismo, en una librería de donde vivo Zaragoza, hay un cartel con un espejo que dice ...conoce a la persona mas importante de tu vida, besos guapa, para Reyes estarás en Madrid????
  • Elena, qué bien leer a alguien que tiene otra perspectiva, aunque creo que es más algo que va con la mentalidad que con la generación (todo influye, claro, pero conozco a muchas personas de tu "generación" que van tan agobiadas o más que gente más joven). lo que tú dices es lo más importante, cuidarse a uno mismo (me encanta el detalle de la librería de Zaragoza). un beso y felices fiestas!

    pd. no estoy segura de el mismo día 6 estar en Madrid pero voy a ir para allá el 2 por la tarde; vas a estar por esas fechas?
  • Te he mandado privado, un beso guapa y disfruta de estos días con toda tu familia.

Leave a comment