sobre madrid y sus peculiaridades


broncista niquelador madrid
el lunes se cumplió un año de nuestra llegada a Madrid; un poco más en el caso de rícard, pero un año justo desde que estamos aquí los dos.

mirando las fotos que he hecho en este tiempo de la ciudad me doy cuenta de que tengo una relación peculiar con ella, de amor y de odio; odio es una palabra demasiado fuerte para este caso, no sería esta, pero sí de incomodidad, de desagrado.

fachadas Madrid
me gusta la oportunidad que me ha dado Madrid de salir un tiempo de Barcelona, de mi familia, de mis amigos, de mi entorno conocido… de mi zona de confort. me gusta que me haya empujado a vivir situaciones nuevas y que, gracias a ellas, haya descubierto facetas de mí misma que desconocía. me gustan los aprendizajes que conlleva el vivir en una ciudad que no es la tuya y empezar de cero, aunque sea también retador, estresante y a momentos doloroso y difícil. me gusta cómo nos cuidamos aquí rícard y yo, cómo somos conscientes de que, a pesar de conocer a gente, nos tenemos sobre todo el uno al otro y esto hace que seamos más comprensivos, más empáticos y estemos más pendientes de nosotros. solo por esto venir a vivir aquí ha sido un gran acierto y una decisión que volvería a tomar. 
de Madrid específicamente me gustan sus fachadas, mucho; me gustan los colores que tienen y, sobre todo, me gustan sus balcones, demasiado pequeños para salir y sentarte cómodamente, pero coquetos y elegantes.

fachadas Madrid
fachadas Madrid
me gusta el aire castizo que tiene, creo que es su esencia verdadera, un pueblo que creció muchísimo, pero un pueblo al fin y al cabo. me gusta cómo se entrevé esa esencia en la estructura de algunas calles que, cuando están vacías, podrían pasar por las de cualquier pueblecito del interior; me gusta encontrar pastelerías, bares, cafeterías, sombrererías y tiendas de todo tipo que hace más de 100 años que están ahí y que siguen existiendo, semiocultas entre bares de moda y tiendas hipsters. me gusta ver a un grupo de señoras entradas ya en edad sentadas en una cafetería cuyos camareros visten todavía con chaleco negro, camisa blanca y delantal, merendando juntas chocolate con churros una tarde de sábado.
me gustan los nombres que tienen algunas calles, me parecen muy graciosos. también me resulta gracioso el aprecio que existe aquí hacia El Corte Inglés, es algo que no pasa en Barcelona.



me gusta la afición de la gente por las terrazas; ya puede ser enero que, como haya un rayo de sol, todo el mundo sale a la calle en manada. me gusta el ritmo tranquilo que tienen las mañanas en mi barrio. me gusta la grandísima oferta cultural y artística que ofrece la ciudad y el hecho de que haya personas de todos los rincones de España.
lo que más me gusta, por eso, es la gente que estoy conociendo aquí y que se ha ido haciendo un hueco importante en mi vida. me gusta pasarme por la tienda de María un martes por la tarde, que no hay talleres, y sentarme a charlar con ella; o desayunar con Laura un día entre semana, cuando conseguimos encajar agendas; me gusta ir a eventos y descubrir lugares bonitos y gente interesante con Chejo y hacer planes nuevos y diferentes con Vero.

fachadas Madrid

fachadas Madrid
sin embargo, no me gusta que no haya mar, lo echo mucho de menos y, a pesar de tener 2 grandes pulmones como son el Retiro y el Parque del Oeste, a menudo me siento atrapada entre tanto cemento.

no me gustan las prisas que parece tener la mayoría, ni las aglomeraciones que se concentran en… en todas partes: no me gusta no poder meterme en la piscina un sábado a las 11h porque literalmente no encuentro hueco para entrar, ni mirar un cuadro en un museo con 15 cuerpos pegados al mío. no me gusta nada la indecente cantidad de coches y contaminación que existe, ni la excesiva oferta que hay para todo que, en mi opinión, hace que nos perdamos y acabemos por confundir qué es importante y qué no, qué necesitamos en realidad y qué solo nos parece que necesitamos. en general, no me gusta el grado de intensidad que percibo, demasiado elevado sin duda para mí.

fachadas Madrid
fachadas Madrid


Madrid no es mi ciudad, esto lo siento claramente. María dice que si tú estás bien, estás bien en cualquier parte y, aunque coincido con ella, también pienso que cada lugar tienen una energía y un ritmo concretos y que, para encajar realmente, esta energía y ritmo tienen que estar en sintonía con los tuyos propios. claramente Madrid es demasiado para mí, tiene un ritmo que no sigo y que no quiero seguir, y creo que ser consciente de ello es importante. por ahora la aventura sigue aquí así que, hasta que no veamos cuál es nuestro siguiente destino, seguiremos disfrutando de lo bonito que tiene por ofrecer, que es mucho, y aceptando y aprendiendo a convivir con lo que no nos encaja tanto.

balcón con plantas madrid

fachadas Madrid
fachadas Madrid
fachadas Madrid
edificio metropolis madrid


11 Comments

  • Qué bonito paseo y me encanta como lo describes. Los nombres curiosos de las calles me han gustado mucho. Lo bueno de vivir en una ciudad diferente es que te permite ser tu misma y conocerte mejor. saludos
  • Anna....me gustan tus fotos (..tan descriptivas de lo que nos cuentas), me gusta ante todo que seas sincera (para mi es lo mas), disfruta como se que lo haces de esos paseos, de esos comercios, de esos lugares que vas descubriendo, de esas personas que vas conociendo, de esa vida en pareja de vosotros solos. Eso que cuentas que Madrid no es tu ciudad, me ocurre a mi lo mismo con donde yo vivo, lo mismo, lo mismo...vivo, pero se que no es lo que a mi me llena y eso que llevo casi 38 años pero no, por eso te entiendo y me gusta que lo digas con sinceridad, con el corazón que es como se sientes las cosas, también estoy de acuerdo con Marisa que te permite ser una misa y conocerte mejor, así que lo dicho a seguir descubriendo cosas nuevas de la ciudad y de ti misma, besos.
  • Nos ha encantado tu reflexión, nos identificamos mucho con tus palabras. Madrid engancha y agobia a partes iguales!
  • gracias Marisa, me alegro de que te haya gustado :) esto es lo más bonito y lo más importante (para mí) de vivir en otro lugar que no es tu casa. un beso
  • gracias Elena, dudé sobre si publicar el post porque no era todo lo bonito que me hubiera gustado, pero sí era 100% sincero así que lo publiqué. por todas las cosas buenas que Madrid me ha traído, el cambio ha valido mucho la pena, esto lo siento de corazón, pero es cierto que no va a ser un cambio para siempre, necesito estar en un lugar en el que encaje. un abrazo bien fuerte
  • jaja, te entiendo! estas pastelerías antiguas hacen cosas deliciosas! un abrazo
  • me alegro de que lo compartáis conmigo, realmente es una ciudad que crea contradicciones, pero eso seguramente forme parte de su encanto ;) un abrazo
  • Q curioso que veas a Madrid como intenso y no a Barcelona. Este punto de vista me interesa, yo no he vivido en Barcelona (solo he estado de turista varias veces), pero creo que en todas las grandes ciudades hay prisas, estrés... es algo de las ciudades grandes, las grandes distancias... y los horarios interminables de trabajo. Sobre el mar... jo, es q a Madrid le falta, estoy totalmente de acuerdo contigo, y supongo que cuando has vivido con él tan cerca, no es que lo eches de menos, es que lo necesitas. También coincido contigo en las aglomeraciones... hay mucha gente en todos sitios, pero.. supongo que eso es justo lo q hace q haya toda esa oferta. Supongo que el origen de toda esa aglomeración de gente q vive aquí, al final es por trabajo. Yo vivo en Madrid (aunque no soy de aquí, vine por trabajo) y todos mis amigos de Madrid.. también son de fuera, como dices, cada uno de un rincón de España y eso me encanta, la diversidad nos hace más ricos. Aunque Madrid no sea tu ciudad, espero q encuentres tu hueco en ella y que el tiempo que estés aquí, lo disfrutes (en mayor o menor medida) y sobre todo que te aporte algo, que te lleves algo dentro cuando te vayas. Q dentro de 15 años por ejemplo, cuando hables de Madrid, te acuerdes, de aquello q te aportó o aquello que te enseñó. Sigue compartiendo con nosotros tus puntos de vista. Un abrazo!
  • me ha gustado mucho leer cómo ves tú Madrid, Carol, cada persona con su experiencia lo vive diferente y eso me parece súper bonito. Barcelona me parece intensa, me lo parecía mucho cuando vivía ahí pero es cierto que, desde que no estoy, cuando voy de fin de semana, la percibo bastante más relajada que Madrid, quizás es el efecto del mar, no lo sé… Madrid me está aportando muchísimo a todos los niveles, tengo mucho por lo que estarle agradecida, y con el tiempo voy haciéndome mi hueco, como tú dices, y encontrando mis espacios.
    un abrazo grande y gracias por compartir tú también cómo vives la ciudad!
  • I see you don't monetize your blog, don't waste your traffic, you can earn extra bucks every month. If you want to read about this method, simply search in gooogle: dracko's tricks

Leave a comment