am i there yet? – un libro recordatorio de lo que es la vida en realidad

adoro esa sensación que me queda en el cuerpo cuando termino un buen libro. esa mirada nueva que me ha aportado, mezclada con la tristeza por haberlo terminado. me encanta quedarme bien quieta y en silencio los primeros minutos, cuando las palabras leídas, los personajes y las ideas que me han sacudido se recrean en mi cabeza creando un batiburrillo delicioso.

esto se traduce en que necesito dejar un tiempo entre que termino un libro y empiezo otro, esperar a que los aprendizajes se hayan asentado en mí. y, de algún modo, también, es como si, con ese espacio, estuviera presentando mis respetos al autor, agradeciendo su trabajo.

acabo de terminar “Am I there yet?”, de Mary Andrew, que compré en mi última visita a Madrid. lo vi cuando ya salía de una librería y me hizo gracia encontrarlo allí, tan lejos de donde vive su autora. esperaba encontrar un recopilatorio de sus ilustraciones y, en su lugar, he descubierto una mezcla delicada y exquisita de heridas superadas, vulnerabilidad y dolor, contadas desde una mirada madura y positiva, y acompañadas siempre de sus ilustraciones divertidas y tiernas. para mí, un libro que recuerda lo que es la vida en realidad y una lectura a la que volver cuando me olvide de ello.

comparto algunos extractos que han resonado conmigo especialmente (los he traducido al castellano, aunque el libro es en inglés):

puede ser fácil aislarte cuando sientes que nadie te entiende, pero hay muchas embarcaciones (la ilustración que acompaña sus palabras está llena de barquitos, de ahí la referencia) que pueden acercarte al mundo y acercar el mundo a ti: el deporte, la poesía, escribir, el humor, las historias, la vulnerabilidad, el arte, la naturaleza, la conversación, la reflexión.” (p. 131)

gastar dinero no debería hacerte sentir culpable; debería hacerte sentir afortunada. Tienes la posibilidad de escoger algo que te hará sentir más feliz y más expresiva […] Si necesitas un abrigo, pero realmente no quieres un abrigo, busca hasta que encuentres un abrigo que te vuelva loca. Cada vez que veas ese abrigo, deberías sentir un poco de emoción, ya sea por su color, por el diseño o por esa sensación al hundir las manos en sus bolsillos de satén. Ir de compras no debería ser nunca una tarea; debería ser una delicia, reconocida como un privilegio maravilloso.” (p. 153)

en la profundidad del dolor de la pérdida y de la angustia, me sentí atrapada en la torpeza de no saber cómo avanzar. Me sentí atada a una zanja durante tanto tiempo, incapaz de ver cómo se veía desde arriba. A veces sentí que nunca saldría de ahí y me acostumbré a los constantes tropiezos y tirones. No sentía que la vida tuviera que ser así, pero así era mi vida. Lo acepté. Pero, con el tiempo me convertí en una versión diferente de mí misma. Tenía nuevos músculos, una nueva manera de moverme en el mundo. Mi creatividad y resiliencia y coraje habían crecido.” (p. 169)

qué bonito es que un libro te sacuda…

 

pd. más libros: wabi-sabi welcome & el arte de llevar una vida creativa

Comment

There is no comment on this post. Be the first one.

Leave a comment