el cambio es la única constante

soltar. entender, no solo de cabeza, que no es un fracaso. llorar su final y honrar los dieciocho meses recorridos. aceptar el cambio. aceptar la vida, en realidad, que no es otra cosa que transformación continua. lo único constante es el cambio, decía Heraclito. respirar más ligera. sentir la ilusión por el camino que empiezo.

en octubre de 2017 me di de alta como autónoma. era el mes que lanzaba Historias de Madrid y, aunque tenía miedo de que no me saliera bien, sentía con claridad que era el momento de dar un paso más en ese camino iniciado inconscientemente unos años atrás y presentarme al mundo o, por lo menos, a Hacienda, como una profesional independiente del sector de la comunicación.

ese paso fue importante para mí. desde que había dejado la ONG y me había puesto enferma por primera vez en 2013, vivía con culpabilidad no aportar a la sociedad y no aportar económicamente a mi familia, que rícard tuviera que cargar con ese peso. aunque mi parte racional entendía que las circunstancias me habían llevado a eso (la enfermedad, el cambio de sector, el cambio de ciudad), me sentía muy mal por ello.

para mi sorpresa, Historias de Madrid, además de traerme una inmensa satisfacción personal y profesional, junto al blog también contribuyó a que me llegaran propuestas de trabajo inspiradoras, que me nutrieron mucho y me ayudaron a crecer. empecé a escribir para T-Magazine, hice shootings para L’Envers, Kireei me encargó un reportaje y puse palabras, imágenes e intención comunicativa a Food & Yoga.

y entonces apareció Estocolmo. y, en un momento en el que todo era nuevo, no quise cambiar más que lo imprescindible. me sentía sobrepasada en muchos momentos, era un cambio de escenario, de rutinas, de personas, de ritmo…, todavía ahora me siento desbordada a menudo. con rícard lo hablábamos, con mi madre también: «date un tiempo, permítete conocer la ciudad, explora, disfruta de la experiencia…», pero yo sentía que no podía perder el tiempo en eso, que mi prioridad tenía que ser seguir trabajando, cubrir mi cuota de la seguridad social y aportar como lo había estado haciendo en el último año.

sentía angustia que se traducía en presión en el pecho, me sentía frustrada y enfadada conmigo por no tener esta parte resuelta y por encontrarme nuevamente sintiéndome inútil ante rícard, dependiente y vulnerable. y en lo más profundo de mí sabía que tenía que darme el permiso para estar aquí, para realmente estar, porque entiendo que mi trabajo no es como el suyo, y que no tengo la facilidad de empezar en una empresa aquí o en otra ahí. mi trabajo en muchos sentidos soy yo, yo lo construyo. lo cierto es que no quería renunciar a algo que me había costado cuatro años conseguir, pero, cuando lo pienso ahora, me doy cuenta de que acepté renunciar a ello en el momento que dije «sí» a Estocolmo.

y el viernes pasado algo finalmente hizo clic: entendí internamente que seguía aferrada a una realidad que ya no existe (mi «yo profesional de Madrid»), que estaba en lucha permanente con mi realidad actual y que, hasta que no me rinda y la acepte, no podré avanzar ni permitir que llegue lo que sea que tiene que llegar. rendirse, imagino que por las connotaciones asociadas, es un verbo que no me gusta, pero su homónimo en inglés, surrender, me parece una palabra preciosa, me traslada a una idea de aceptación, de dejar de forcejear y de fundirse con la realidad.

así que, seis meses después, me he rendido o, como me gusta pensarlo: i’ve surrended. me doy de baja como autónoma en España, trámite obligatorio porque ya no resido ahí, averiguo cómo funciona el sistema aquí y quedo abierta y expectante a lo que está por venir. y es curioso porque externamente no cambia nada, estoy dando los pasos que debo, pero internamente es diferente, he soltado la idea del fracaso y me siento ilusionada por las posibilidades que se abren ante mí; por explorar de verdad el estar aquí, por poder seguir abierta a las oportunidades que lleguen de España y, quien sabe, abierta a las que en un futuro puedan llegar de Suecia. y creo que aquí reside la belleza de todo esto: que la consciencia y la aceptación, aunque no tienen el poder de alterar la realidad, en realidad, sí la alteran. mucho.

15 Comments

  • Rosa fuertes
    Hace tiempo que te leo.. Me llegaste por una gran persona a quien yo aprecio mucho... Enhorabuena por tu trabajo... Me identifico contigo y te animo a descubrir (desde la positividad) esa fantástica ciudad en un país llego de oportunidades donde mentes creativas como la tuya abren puertas... Me encanta tu frase "que la consciencia y la aceptación, aunque no tienen el poder de alterar la realidad, en realidad, sí la alteran. mucho".... Que gran verdad!
    • drimvic
      qué palabras tan bonitas, Rosa, muchas gracias por ellas. me alegra mucho saber que lo que comparto resuena contigo :) gracias. un abrazo!
  • Véronique
    Oh Anna, cuánto me alegro. Surrender es la palabra clave. toda resistencia a la realidad, todo apego al pasado produce sufrimiento. ¿qué te voy a contar que no sepas? es verdad que se nos olvida muchas veces. recuerdo las palabras de Eckhart Tolle. me alegro mucho Anna. un fuerte abrazo
    • drimvic
      estos días tengo necesidad de volver a leerme el libro de Tolle, justamente, siempre me ayuda a ponerme en el presente de nuevo.y surrender me parece una palabra preciosa… y muy poderosa. un abrazo, Véronique
  • maria pilar molina
    El presente es nuestra única posesión, pero la inercia del pasado y el afán por prever el futuro a menudo, muy a menudo (y en algunas personas, siempre...…) nos ciegan. Entre todos, ayúdemos a caminar con más sabiduría. Un abrazo desde Madrid
    • drimvic
      así es, se nos olvida tan a menudo… (al menos, a mí). volver al presente una y otra vez, este es para mí el camino. un abrazo grande desde las tierras del norte, María Pilar
  • Ánimo Anna!! Vas dando pequeños pasitos conscientes y cada uno de ellos ya están formando parte de tu historia en Estocolmo!! Cuando pase el tiempo y ya hayas construido mucho más de lo que ahora crees, mirarás hacia atrás y te darás cuenta de que muchas veces es todo más sencillo, más simple, aunque en el presente nuuuunca lo parece.. Es lo que tiene, la verdad.. Estoy muy de acuerdo sobre surrender y rendirse, nada que ver! Diría que en castellano lo más parecido a surrender es dejar ir. Me gusta dejar ir, aprender a hacerlo es un alivio y es revelador. Disfruta muchísimo, yo me muero de envidia!!
  • I don't know if it's just me or if everybody else experiencing problems with your site. It appears as though some of the written text within your content are running off the screen. Can someone else please provide feedback and let me know if this is happening to them as well? This might be a problem with my internet browser because I've had this happen previously. Cheers
  • I every time spent my half an hour to read this website's content all the time along with a mug of coffee.
  • Very nice article, totally what I was looking for.
  • For most recent news you have to pay a quick visit world-wide-web and on web I found this site as a most excellent website for hottest updates.
  • I simply want to say I am very new to blogs and definitely savored this web blog. Likely I’m want to bookmark your website . You certainly come with wonderful articles. Thanks for revealing your web-site.
  • Usually I do not learn article on blogs, but I would like to say that this write-up very compelled me to take a look at and do so! Your writing taste has been surprised me. Thanks, quite nice post.
  • Simply wanna admit that this is invaluable , Thanks for taking your time to write this.

Leave a comment